EL ZOOLOGICO MAS ASOMBROSO
ANIMALES MITOLOGICOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANIMALES MITOLOGICOS

 

EL AVE FÉNIX

La leyenda del Ave Fénix está relacionada con Egipto y con el culto
al Sol, pero su patria era Etiopía. Un Ave Fénix vivía durante un
periodo de tiempo que algunos mitólogos cifran en quinientos años,
otros en mil cuatrocientos sesenta y uno, y otros, aún, en doce mil
novecientos cincuenta y cuatro.

Todos, sin embargo, coinciden en que el aspecto del Ave Fénix era de
una gran belleza. De mayor tamaño que un águila, su plumaje ostentaba
los más bellos colores: rojo de fuego, azul claro, púrpura y oro, y
todos afirman que el Ave Fénix era más hermoso que el más hermoso de
los pavos reales.

Pero la leyenda del Fénix, concierne sobre todo a su muerte y
resurrección. Es un ave única y por lo tanto no puede reproducirse
como los demás animales.

Cuando el Fénix siente que llega el fin de su existencia, recoge y
acumula plantas aromáticas: incienso, cardamomo y resinas, y construye
con todo ello un gran nido expuesto a los rayos solares. El calor del
Sol, incidiendo sobre las plantas secas, incendiará el nido y el Fénix
arderá con él y se convertirá en ceniza.

Después, en esa ceniza, impregnada de los restos del Ave, nace una
pequeña oruga, que, en poco tiempo, se convertirá en el nuevo Fénix,
y cuyo primer cuidado, será depositar en un tronco hueco los restos
de su padre. Escoltado por gran cantidad de aves de especies diversas,
llevará esas reliquias hasta Heliópolis, en Egipto, donde lo depositará
en el altar del Sol.

Acabada esta ceremonia de homenaje a su progenitor, el joven Fénix
volverá a Etiopía, y allí vivirá, alimentándose de gotas de incienso,
hasta que llegue el fin de sus días.

EL Ave Fénix, simbolizó entre los paganos la castidad y la templanza,
y entre los cristianos, la resurrección.

 

PEGASO

Pegaso, el más noble entre los animales del Olimpo, aquel a quien
Zeus encomendó la custodia del rayo y el trueno, y que nos mira
desde la constelación que lleva su nombre. Perseo mató a Medusa, y
de la sangre de ésta, nació Pegaso. Se dice que, poco después de su
nacimiento, Pegaso golpeó, con una potente coz, el Monte Helicón, y
allí donde había golpeado, brotó un manantial, que se consagró a las
Musas y que según se cree, es la fuente de toda inspiración.
Belerofonte, príncipe de Corinto, deseaba poseer a Pegaso, pero el
mágico corcel no se dejaba capturar. Una noche que Belerofonte dormía
en el templo de Atenea, la diosa le prometió una brida de oro, con la
que conseguiría capturar a Pegaso. Al despertar el príncipe, tenía la
brida de oro junto a él y con su poder, consiguió al caballo alado,
que le sirvió fielmente. Juntos realizaron grandes hazañas, entre las
que destacan sus victorias sobre la Quimera y las Amazonas.
Belerofonte, lleno de orgullo por estas hazañas, creyó merecer un
lugar entre los dioses, y ordenó a Pegaso que lo llevara hasta la
cima del Monte Olimpo. Pero esta manifestación de soberbia no gustó
al prudente caballo, que a mitad de camino del Olimpo, derribó a su
jinete y dejó que Belerofonte vagara eternamente entre los mortales,
rechazado por los dioses. Zeus recompensó como se merecía a Pegaso,
que vive para siempre entre los dioses y en las estrellas.

Pegaso Era un caballo alado que aparece en el mito de Perseo y en el
de Bellerofontes principalmente, siempre como aliado de Zeus. Era
hijo de Poseidón y de la gorgona Medusa (hija de los titanes Forcus
y Ceto). Su nombre recuerda a la palabra pege=manantial, que brota
de la tierra. Igualmente Hipocrene (el manantial del caballo), se
dice que brotó de una roca del monte Helicón, herida por los cascos
de Pegaso. Tras nacer echo a volar, no parando hasta Corinto donde,
sediento se detuvo a beber. Bellerofonte al verlo trató de montarlo,
pero todos sus esfuerzos fueron vanos. Por consejo del adivino
Polidós fue a pasar la noche al templo de Atenea (gran divinidad en
Corinto), y la diosa se le apareció en sueños y le entregó un freno
de oro diciéndole que se lo enseñase a Poseidón, al tiempo que le
hacía el sacrificio de un toro blanco. Obedeció el héroe y tras
cumplir lo ordenado se acercó a Pegaso que se sometió dócilmente,
aceptó en freno divino y en adelante fue su cabalgadura. Cuando el
héroe pretendió llegar en su caballo hasta el Olimpo fue arrojado de
él por los dioses y se mató. Pegaso continuó su vuelo hacia lo más
alto del cielo, donde quedó por fin convertido en una constelación.
Volver arriba

 

DRAGONES

El dragón es el símbolo universal del poder, la inteligencia y la
astucia. Los dragones, seres maravillosos, majestuosos y grandiosos,
que podemos encontrar en casi todo mitología, para algunas culturas
representan al mal y son tomados como demonios mientras que en otras,
representan sabiduría y son vistos como dioses. Sus formas son tan
variadas como las culturas que lo cobijan. Si acaso, lo único que
tienen en común es el parecido que guarda con las serpientes. No
todos tienen alas, no todos escupen fuego, aunque por lo general
tenían varias cabezas, les salía fuego por los ojos y escupían veneno.
Los papeles que le dan son de monstruo al que hay que vencer o el de
guardián. Sólo los héroes son capaces de vencerlos y siempre es para
obtener algún premio, reclamar un tesoro, salvar al mundo o para
conseguir la mano de la princesa o doncella de turno. Muchas de las
princesas de los cuentos actuales sufren todavía cautiverio bajo el
poder de algún fabuloso dragón.

 

SERPIENTES MARINAS


Las serpientes marinas de proporciones gigantescas han preocupado a
los marineros desde tiempos inmemoriales. Antes de que se difundieran
los avistamientos de la serpiente en casi todo el mundo, parecía ser
propia de los países escandinavos. Así, Olaus Magnus, arzobispo del
siglo XVI de Uppsala, Suecia, describe a la serpiente marina como un
ser de 60 metros de largo y 6 de grueso, de color negro, escamas
filosas, pelo en el cuello, sumamente peligrosa y augurio de
desastres.

 

CICLOPES

Son hijos de Urano y Gea, y por tanto de la primera generación divina.
Eran tres: Brontes (Trueno), Estéropes (Relámpago) y Arges (Rayo).
Se les representaba como seres monstruosos de cuerpo gigantesco y un
solo ojo en mitad de la frente, aunque tenían una gran habilidad
manual. Fueron encadenados por Urano y, a pesar de ser liberados por
Crono en un primer momento, en cuanto su hermano ocupa el poder los
vuelve a encadenar en el Tártaro junto a los Hecatónquiros. Más tarde
Zeus, aconsejado por su madre, decidió soltarlos para que le ayudaran
a derrocar a Crono, para lo que dio muerte a Campe, que los custodiaba.
Puestos en libertad, los cíclopes dieron a Zeus el trueno y el rayo, a
Hades un casco mágico (que hacía invisible al que lo usara) y a
Poseidón el tridente (cuyo choque conmovía la tierra y el mar). Con
estas armas, los olímpicos vencieron a los titanes. En otra versión
mitológica, Apolo mata a los cíclopes uranios en venganza por la
muerte de su hijo Asclepio, pues Zeus decide fulminarlo con el rayo
que los cíclopes le habían regalado.

 

MEDUSA

Hija de Forcis y de Ceto. Es una de las Gorgonas con sus hermanas
Esteno y Euríale, estas tres Gorgonas son monstruos marinos. Medusa
la única mortal de las tres hermanas, murió a manos de Perseo.
Era un engendro alado con la cabeza llena de serpientes en lugar de
pelo. Su mirada convertía en piedra, por lo que Atenea la colocó en
su escudo como arma después de que se la entregase Perseo. La sangre
de la Medusa resucitaba a los muertos y con ella Asclepio resucitó a
algunos héroes.


Medusa: en la mitología griega, la hija monstruosa de Forcis, dios
del mar, y de Ceto, su esposa. Era una criatura terrorífica, cubierta
de escamas doradas y con serpientes en lugar de cabellos. Tenían un
rostro redondo y horrible; la nariz, aplastada; dientes como colmillos
y siempre llevaba la lengua fuera. Vivía en lo más lejano del océano
occidental, temida por las gentes, ya que volvía de piedra a todo el
que las miraban. Dos de las górgonas (hermanas de medusa), Esteno y
Euríale, eran inmortales, mientras que Medusa era mortal. El héroe
Perseo, joven galante pero insensato, se ofreció a matarla y volver
con su cabeza, lo que hizo con la ayuda de Hermes y Atenea. De la
sangre de Medusa surgió Pegaso, el caballo alado engendrado por
Poseidón; y Crisor, un gigante.

 

HADAS

Acude a mi llamada, acércate viajero.
Sácame de este infierno y te concederé tus más prohibidos y secretos
deseos.
Sé cuidadoso mientras espías a las hadas pues el sueño se puede
transformar en una pesadilla si eres descubierto.
La imagen actual de las llamadas Hadas, es la de pequeñas divinidades
femeninas, voladoras, hechas de una materia sutil que no es
exactamente corporal, capaces de atravesar objetos, invisibles
excepto cuando ellas quieren aparecer ante determinadas personas o
en fechas determinadas, como la Noche de San Juan. Generosas,
protectoras de niños y de personas de buen corazón, y dotadas de
poderes mágicos que logran controlar gracias a una varita mágica.
De cabellos hermosos que cuidan con un peine de oro, son aficionadas
a cantar y bailar, custodian tesoros, cuidan de animales como toros,
vacas, gallinas y pollos de oro, y pueden enamorarse de mortales con
los que ocasionalmente llegar a tener hijos.


Están estrechamente vinculadas a la naturaleza; existen hadas de los
bosques, de los ríos y fuentes, y de las montañas.
Sin embargo, no todas las cualidades que se relacionan con las hadas
son positivas. En muchas ocasiones se les han atribuido robos de niños
humanos, especialmente si están todavía sin bautizar, y su reemplazo
por otras criaturas de gran fealdad. También se achacan a las hadas
terribles maldiciones contra personas que han invadido su territorio
o les han robado algún objeto mágico.


OGROS

Suelen ser muy fornidos, con una musculatura muy desarrollada,
hombros fuertes y cuello grueso. Suelen tener orejas en punta, ojos
porcinos y hocico y colmillos similares a los del jabalí.
Viven generalmente en cuevas o bosques muy tupidos.
Los niños y las doncellas son su plato favorito, pero pueden
subsistir a base de cabezas de ganado, y soportan largos períodos de
ayuno, aunque ello suele exacerbar su carácter colérico.
En muchas partes del mundo, los ogros construyen casas de golosinas
para atraer a los niños humanos. Como los gigantes dependen de su
agudo sentido del olfato para detectarlos. También poseen ciertos
recursos mágicos, como las botas de siete leguas que les permiten
recorrer enormes distancias en muy poco tiempo.
La mejor forma de no acabar siendo la cena de un ogro es combinar la
astucia y las lisonjas, dado que estos seres tienen una inteligencia
superior a la de los gigantes.

 


MINOTAURO

En la mitología griega se conoce al Minotauro como un animal
monstruoso, mitad hombre y mitad toro. Minotauro recibe también el
nombre de Asterio o Asterión, que recuerda al predecesor de Minos en
el trono de Creta. Generalmente, se considera al Minotauro como hijo
de Pasifae, la esposa del rey cretense Minos. Pasifae engendró al
Minotauro en unión con un toro que Poseidón había enviado a su esposo
Minos. El mito del Minotauro se relaciona, de esta manera, con el de
Minos y representa, en la memoria griega, el recuerdo de la
civilización minoica de la isla de Creta.
La leyenda del Minotauro participa también del mito de Dédalo, el
ingenioso arquitecto de la mitología griega. Según la leyenda, Minos
mandó construir un palacio laberíntico al arquitecto para recluir en
él al indeseable hijo de su esposa.
Por último, la muerte del Minotauro vincula el mito con el ciclo de
Teseo, el héroe del Ática por antonomasia.

 

MOOR

Existe cantidad de evidencias de ésta bestia por el suroeste de
Inglaterra, atacando y matando a ovejas y venados.
El principal enigma del Monstruo Moor es que no se sabe exactamente
a que especie pertenece. La mayoría de los testigos lo describen como
un puma, pero éste tipo de animal no existe en Inglaterra. Podría
decirse que son perros, pero las heridas que deja en sus presas no
son compatibles con la de un perro, además la mayoría de los perros
no poseen la fuerza ni la velocidad suficiente para matar a un venado.
Se han hecho esfuerzos para cazar o inclusive fotografiar a la
misteriosa bestia, incluyendo una expedición del ejercito británico
en el año 1973, pero sin resultados positivos.
Algunos estudiosos dicen que el Monstruo Moor es relativamente una
nueva especie. Se le describe parecido a un gato grande, de pelo
corto y negro o gris oscuro y con ojos amarillos luminosos.

 

 

 

SIRENA.NET.ALVAREZ@gmail.com
DERECHOS RESERVADOS ©